0

200km solidarios, 200km por Leo

luchaconleo

luchaconleo
Los 19 y 20 de septiembre están marcados ya en el calendario. Esos dos días tendrá lugar en Segovia el ‘Reto Solidario Ruta de Los Castillos’. Una carrera de relevos solidaria organizada  por el Cuerpo de Bomberos de Segovia para ayudar a Leo, un pequeñín que nació con el fémur izquierdo algo más corto que el derecho. Esta enfermedad se llama Displasia Focal Proximal Femoral. Tiene tratamiento, pero es costoso.

En la web Lucha con Leo tenéis más información.

Tras conocer lo que le pasaba a su bebé en la semana 34 de embarazo, sus padres se han movilizado y han hecho todo lo posible para recaudar el dinero necesario para su tratamiento. Se están recogiendo tapones, han hecho concursos de tartas y mil eventos más para recaudar poco a poco el dinero que pueda dar a Leo una vida mejor. Uno de ellos será la carrera que os comento: 200 Km en 20 tramos de 10 km que correrán miembros del Cuerpo de bomberos de Segovia junto a muchos solidarios más.  A Tony y a mí nos han invitado a participar en uno de estos relevos y allí estaremos para poner nuestro granito de arena.

En esos 200 km los corredores pasarán por algunos de los castillos más significativos de la provincia: el Alcázar de Segovia, el Castillo de Coca, el Castillo de Cuéllar, el Castillo de Turégano y por el Castillo de Olmedo, este último en Valladolid. La salida y llegada tendrá lugar en el emblemático Alcázar de Segovia.

Tú también quieres ayudar a Leo, tanto si eres una empresa como un particular. Puedes patrocinar a partir de 1 Km con 20 euros  por kilómetro.

Os dejo todos los datos por si queréis colaborar con el reto y más información sobre Leo y su enfermedad.

Soy consciente de que muchos de vosotros ya aportáis vuestro granito de arena a cientos de causas solidarias. Lamentablemente vivimos en un mundo muy injusto con enfermedades, ya sean raras o no, que truncan la vida de millones de familias y personas.

Asociación deportivo y cultural del cuerpo de bomberos de Segovia “LA TORRE” ES88 2038 7597 5960 0031 9165

Contacto: alcareformas@.incloud.com
Teléfono: 661 080 258

https://www.facebook.com/luchaconleo

https://sites.google.com/site/luchaconleo/

Elena Sanz Álvarez

Llevo corriendo desde 2005, el mismo año que conocí a mi pareja, hoy mi marido. Antes de conocer a Tony jamás pensé que correr pudiera convertirse en una de mis grandes aficiones. Porque los comienzos no fueron nada sencillos. Cuando tu cuerpo lleva demasiados años postrado en un sofá o en la silla de la oficina, poner un pie detrás del otro a cierta velocidad no resulta nada sencillo. Los primeros días, las primeras semanas, incluso los primeros meses, odiaba correr. Era una auténtica tortura y, las famosas endorfinas en raras ocasiones hacían acto de presencia. A pesar del sufrimiento, no tiré la toalla. Tenía un objetivo -perder algunos kilitos de más- y estaba dispuesta a conseguirlo. A mi lado tuve siempre a Tony. No solo me orientó en mis comienzos, aconsejándome, por ejemplo, que me apuntase a un gimnasio para preparar a mi cuerpo para el esfuerzo al que iba a someterle, sino que, ante mi frustración por no aguantar más de cinco minutos seguidos corriendo y la ausencia de pérdida de peso, me empujó a seguir adelante y a no tirar la toalla. Ha llovido mucho desde entonces y, desde hace casi diez años, nunca he dejado de calzarme unas zapatillas, excepto durante el parón forzado durante mi primer embarazo. Sin embargo, sí corrí lo que mi cuerpo y mi rodilla derecha me permitieron durante mi segundo embarazo. Hasta he corrido una maratón, a pesar de repetir hasta la saciedad que nunca -o al menos hasta que mis hijos no fueran mayores-, que nunca correría una. Hoy en día no concibo mi vida sin el running, sin unas zapatillas de correr, sin un rodaje por el parque. Corro por el simple placer de correr y por el subidón que me produce superarme a mí misma un poquito cada día. Ya no corro para perder peso, corro porque me niego a que el sedentarismo se apodere de nuevo de mí y porque cuando me calzo unas zapatillas me siento viva. Tengo dos hijos, trabajo y a mis días les faltan horas pero me organizo para poder salir a correr. No valen las excusas. Y a ti, ¿no te gustaría darle una oportunidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *