0

Puente de juegos infantiles, kms solidarios y mejor marca personal

Soy un desastre pero mi vida no da para más. Ni siquiera para escribir unas pequeñas líneas en este blog que tengo tan abandonado. Pero, literalmente, no paro. Mejor dicho, no paramos porque en mi locura runner he metido de lleno a mi marido, que un día de estos me va a echar de casa. Te quiero y no sabes cuánto te agradezco que estés siempre ahí. El puente se presentaba bastante movidito y así ha sido.

Teníamos varios planes runners de por medio pero también teníamos algo pensado para los peques. Otros dos santos que no dicen ni mú cuando nos ven vestidos en plan “los dos fantásticos” con nuestras mallas de correr en la puerta. 

El viernes tocaba, pues, hacer algo diferente con los niños y decidimos acercarnos hasta Ifema donde se celebraba la feria Dabadum tal y como recomendaba mi gran amiga runner Ana María Fuertes en su blog Planes de Familia. Fuimos por la tarde y la verdad es que estaba un poco petado pero pudimos escuchar parte del concierto infantil y asistir a un teatro. Muchas de las actividades estaban hasta arriba, con colas para participar, aunque la mayoría para niños algo más mayores que los míos. Pero al menos hicimos algo diferente y en familia. Las caras de Nicolás y Simón ante todo lo que estaban viendo eran lo decían todo.

Banner Metropolis 910x240

El sábado tocaba quedada runner solidaria. En la Casa de Campo. Los chicos de los @drinkingrunners la liaron parda, literalmente porque la cantidad de gente que acudió a la cita fue totalmente espectacular. Y eso que hizo un frío de mil demonios, de ahí que en esta ocasión fuéramos sin los niños y sin el remolque :(.  Pero todos estábamos allí para aportar nuestro pequeño granito de arena: alimentos para el Banco de Alimentos,  zapatillas y camisetas para el proyecto de Corredores Solidarios en el que participa Óscar Alonso, de la tienda 400 y tapones solidarios para Martina.

1486797_543160799103241_223576331_n 1473052_543160992436555_500523876_n

 

 

 

 

 

 

Fue una mañana fantástica. De reencuentros, de ver de nuevo a muchos y grandes amigos runners. De desvirtualizar a muchos de ellos como a @martachavero. Tanta gente había que incluso se me quedaron algunos saludos en el tintero como los de @dariocollado y @rafa_9076 a quien solamente pude lanzar un fugaz ehhh! cuando nos cruzamos en un punto del recorrido. 10km, lo que no está nada mal.

1386416525668 1386416146169

1469738_543159599103361_1783546005_n

Para rematar un día alucinante, con nosotros estuvo el grandísimo y campeonísimo Carles Castillejo @C_Castillejo recién campeón de España de Maratón. Mil gracias por sacar tiempo para estar con los populares. Se agradece muchísimo.

1441202_543154442437210_889174449_n

Y para rematar el puente y por si fuera poco, el domingo Tony (“tonypo_sg) y yo teníamos una cita con el Trofeo Akiles (@clubakiles). Una carrera que habíamos corrido ya en otras ocasiones y que nos encanta por el entorno, la organización y el ambiente. El recorrido, el mismo que hicimos tranquilamente el sábado. Mi planteamiento para la carrera era sencillo: intentar ir por debajo de 5 si el cuerpo respondía e intentar no frenarme demasiado en las cuestas. Recuperar algo de tiempo en las bajadas y a falta de 2-3km apretar si el cuerpo lo permitía.

Pensé que si me encontraba bien estaría en torno a los tiempos de Gijón. 47 minutos. Pero el cuerpo respondió mejor de lo que esperaba y terminé los 10.000 en 45 minutos. Esprintando y todo para bajar, aunque sólo fuera un segundo de los 45 minutos, jajaja.  Todavía hoy sigo bastante flipada la verdad.

Cómo no, me puse mi querida camiseta del #comandogijón Chicas (Mónica, Sonia, las dos Anas, María y Clara) no os imagináis las ganas que tengo de que volvamos a correr todas juntas. Un besado enormeeee

1386504285433

Elena Sanz Álvarez

Llevo corriendo desde 2005, el mismo año que conocí a mi pareja, hoy mi marido. Antes de conocer a Tony jamás pensé que correr pudiera convertirse en una de mis grandes aficiones. Porque los comienzos no fueron nada sencillos. Cuando tu cuerpo lleva demasiados años postrado en un sofá o en la silla de la oficina, poner un pie detrás del otro a cierta velocidad no resulta nada sencillo. Los primeros días, las primeras semanas, incluso los primeros meses, odiaba correr. Era una auténtica tortura y, las famosas endorfinas en raras ocasiones hacían acto de presencia. A pesar del sufrimiento, no tiré la toalla. Tenía un objetivo -perder algunos kilitos de más- y estaba dispuesta a conseguirlo. A mi lado tuve siempre a Tony. No solo me orientó en mis comienzos, aconsejándome, por ejemplo, que me apuntase a un gimnasio para preparar a mi cuerpo para el esfuerzo al que iba a someterle, sino que, ante mi frustración por no aguantar más de cinco minutos seguidos corriendo y la ausencia de pérdida de peso, me empujó a seguir adelante y a no tirar la toalla. Ha llovido mucho desde entonces y, desde hace casi diez años, nunca he dejado de calzarme unas zapatillas, excepto durante el parón forzado durante mi primer embarazo. Sin embargo, sí corrí lo que mi cuerpo y mi rodilla derecha me permitieron durante mi segundo embarazo. Hasta he corrido una maratón, a pesar de repetir hasta la saciedad que nunca -o al menos hasta que mis hijos no fueran mayores-, que nunca correría una. Hoy en día no concibo mi vida sin el running, sin unas zapatillas de correr, sin un rodaje por el parque. Corro por el simple placer de correr y por el subidón que me produce superarme a mí misma un poquito cada día. Ya no corro para perder peso, corro porque me niego a que el sedentarismo se apodere de nuevo de mí y porque cuando me calzo unas zapatillas me siento viva. Tengo dos hijos, trabajo y a mis días les faltan horas pero me organizo para poder salir a correr. No valen las excusas. Y a ti, ¿no te gustaría darle una oportunidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *