3

Empieza una gran aventura

Me despierto y no, no ha sido un sueño. 261 Women’s Marathon (@261wm, el primer maratón europeo exclusivo para mujeres tendrá lugar en Palma de Mallorca el 30 de marzo de 2014) es real.

Ha arrancado la aventura. Una maravillosa aventura en compañía de gente maravillosa. Me siento muy afortunada y al mismo tiempo nerviosa de formar parte de todo esto. Prometo disfrutar de cada instante y devolveros la confianza depositada en mí.

Imagen

En esta aventura, como ya habéis podido comprobar por la imagen del blog, es una aventura en compañía. En la mejor compañía. Eva, Eli, Gemna, espero poder conoceros mucho más de lo que las redes sociales nos han permitido hasta ahora. Sé que las risas van a estar aseguradas, también las confidencias, las bromas… La hora y media que pasamos el sábado fue sólo el aperitivo.

Te va a costar callarnos, Jadilla. Ella será, qué digo, es nuestra entrenadora. Un auténtico lujazo. Es campeona de España de 800 metros, con eso lo digo todo.  El listón está muy alto pero ganas no van a faltar. Como en cualquier arduo camino, habrá que comenzar paso a paso.

Éste es sólo el comienzo de un sueño hecho realidad. 

Imagen

Elena Sanz Álvarez

Llevo corriendo desde 2005, el mismo año que conocí a mi pareja, hoy mi marido. Antes de conocer a Tony jamás pensé que correr pudiera convertirse en una de mis grandes aficiones. Porque los comienzos no fueron nada sencillos. Cuando tu cuerpo lleva demasiados años postrado en un sofá o en la silla de la oficina, poner un pie detrás del otro a cierta velocidad no resulta nada sencillo. Los primeros días, las primeras semanas, incluso los primeros meses, odiaba correr. Era una auténtica tortura y, las famosas endorfinas en raras ocasiones hacían acto de presencia. A pesar del sufrimiento, no tiré la toalla. Tenía un objetivo -perder algunos kilitos de más- y estaba dispuesta a conseguirlo. A mi lado tuve siempre a Tony. No solo me orientó en mis comienzos, aconsejándome, por ejemplo, que me apuntase a un gimnasio para preparar a mi cuerpo para el esfuerzo al que iba a someterle, sino que, ante mi frustración por no aguantar más de cinco minutos seguidos corriendo y la ausencia de pérdida de peso, me empujó a seguir adelante y a no tirar la toalla. Ha llovido mucho desde entonces y, desde hace casi diez años, nunca he dejado de calzarme unas zapatillas, excepto durante el parón forzado durante mi primer embarazo. Sin embargo, sí corrí lo que mi cuerpo y mi rodilla derecha me permitieron durante mi segundo embarazo. Hasta he corrido una maratón, a pesar de repetir hasta la saciedad que nunca -o al menos hasta que mis hijos no fueran mayores-, que nunca correría una. Hoy en día no concibo mi vida sin el running, sin unas zapatillas de correr, sin un rodaje por el parque. Corro por el simple placer de correr y por el subidón que me produce superarme a mí misma un poquito cada día. Ya no corro para perder peso, corro porque me niego a que el sedentarismo se apodere de nuevo de mí y porque cuando me calzo unas zapatillas me siento viva. Tengo dos hijos, trabajo y a mis días les faltan horas pero me organizo para poder salir a correr. No valen las excusas. Y a ti, ¿no te gustaría darle una oportunidad?

3 Comments

    • Síii, en Mallorca. Espero que por fin podamos conocernos. Tengo muchas ganas :))))

      Y estaría genial que pudieras intentar los 10km. Comienza la cuenta atrás
      tic tac tic tac…

  1. Qué ilusión!! Qué sana envidia, por la aventura que comienzas!
    Yo este año me temo que no podré repetir, ya sabes, el plan “concilia” como dice uno de mi club no me lo permite, pero la experiencia de mi primer maratón ha quedado marcada a fuego en mi ser. Preciosa, única…y costosa. Lo que más, la preparación , que llevé cual reloj suizo.
    Muchos ánimos y fuerza al team! Campeonas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *