0

Mis zapatillasy yo

Hace casi cuatro años que empecé a correr y a medida que ha ido pasando el tiempo y he descubierto que es una de mis grandes pasiones he decidido invertir en comodidad tanto en calzado como en ropa.

Recuerdo que al principio con cualquier cosa me apañaba: las zapatillas de vestir o las que tenía para salir a andar y otro tanto en cuanto a pantalones o camisetas.

Pensaba que lo de salir a correr me duraría un suspiro y que no me merecía la pena invertir más que lo justo en esta incipiente afición.

Pero no fue así. Pasaron los días y los meses y comencé a darme cuenta de que para evitar lesiones y correr más cómoda necesitaba un calzado apropiado, con algo de amortiguación.

Mis primeras zapatillas puramente running fueron unas Mizuno. Bastante sencillas y muy económicas que adquirí en el Decathlon. A estas le siguieron otros dos pares muy similares.

Sin embargo, cuando correr se convierte en una pasión empiezas a ver todo desde otra perspectiva. Es como a quien le gusta montar en bici. Una bicicleta cualquiera ya no le sirve.

Como mi pareja y yo compartimos esta misma pasión, empezamos a buscar tiendas especializadas en atletismo para encontrar el calzado que más se adecuara a nuestras características.

Fuimos varias veces a Bikila en la Avenida Donostiarra de Madrid y finalmente dimos con Laister, también en Madrid, por la zona de Príncipe Pío.

En esta tienda tienen una filosofía muy clara, no venden por vender. Estudian tu pisada para, en función de ella, ofrecerte la zapatilla que mejor se adapta a ti. Si eres pronador, supinador o si tu pisada es neutra necesitarás un calzado u otro de cara, básicamente a evitar lesiones. En la elección del calzado también influye, por ejemplo, el peso. Hay zapatillas diseñadas para mujeres de un peso u otro, con mayor o menor amortiguación, según el caso.

Las zapatillas que puedes encontrar en esta tienda no son especialmente baratas -te ofrecen varios modelos de diferentes precios-, pero si quieres correr asiduamente es una inversión que merece la pena realizar.

Desde que descubrí esta tienda voy por mi segundo par de zapatillas y la verdad es que estoy muy contenta. Las primeras, para seguir con la tradición, fueron unas Mizuno Wave Nirvana. Las he dado mucha caña y me han aguantado muy bien.

En el segundo par decidí cambiar y probar con unas Saucony, una marca que hasta hace apenas un año ni sabía que existía. Son mis zapatillas actuales, unas ProGrid Triumph y estoy realmente contenta con ellas. Aunque el peso es muy similar me parecen algo más ligeras y, a diferencia de las Mizuno, noto el pie menos aprisionado dentro de la zapatilla.

Las compré en Navidades y espero que me aguanten hasta el verano. Después, probablemente volveré a repetir. Son las zapatillas que utilizo tanto para entrenar como en las carreras populares pero para éstas me gustaría comprarme unas algo más ligeras.

Sé que muchas personas pueden pensar que ir a cualquiera de estas tiendas es una pijada. No lo creo. Y más aún siendo mujer. En grandes almacenes o superficies tipo Decathlon o El Corte Inglés apenas encuentras ropa ni calzado específicamente running para mujer. Ni pantalones de atletismo, ni tops y mucho menos zapatillas ligeras.

Y tú, ¿qué zapatillas utilizas y dónde las compras?

Elena Sanz Álvarez

Llevo corriendo desde 2005, el mismo año que conocí a mi pareja, hoy mi marido. Antes de conocer a Tony jamás pensé que correr pudiera convertirse en una de mis grandes aficiones. Porque los comienzos no fueron nada sencillos. Cuando tu cuerpo lleva demasiados años postrado en un sofá o en la silla de la oficina, poner un pie detrás del otro a cierta velocidad no resulta nada sencillo. Los primeros días, las primeras semanas, incluso los primeros meses, odiaba correr. Era una auténtica tortura y, las famosas endorfinas en raras ocasiones hacían acto de presencia. A pesar del sufrimiento, no tiré la toalla. Tenía un objetivo -perder algunos kilitos de más- y estaba dispuesta a conseguirlo. A mi lado tuve siempre a Tony. No solo me orientó en mis comienzos, aconsejándome, por ejemplo, que me apuntase a un gimnasio para preparar a mi cuerpo para el esfuerzo al que iba a someterle, sino que, ante mi frustración por no aguantar más de cinco minutos seguidos corriendo y la ausencia de pérdida de peso, me empujó a seguir adelante y a no tirar la toalla. Ha llovido mucho desde entonces y, desde hace casi diez años, nunca he dejado de calzarme unas zapatillas, excepto durante el parón forzado durante mi primer embarazo. Sin embargo, sí corrí lo que mi cuerpo y mi rodilla derecha me permitieron durante mi segundo embarazo. Hasta he corrido una maratón, a pesar de repetir hasta la saciedad que nunca -o al menos hasta que mis hijos no fueran mayores-, que nunca correría una. Hoy en día no concibo mi vida sin el running, sin unas zapatillas de correr, sin un rodaje por el parque. Corro por el simple placer de correr y por el subidón que me produce superarme a mí misma un poquito cada día. Ya no corro para perder peso, corro porque me niego a que el sedentarismo se apodere de nuevo de mí y porque cuando me calzo unas zapatillas me siento viva. Tengo dos hijos, trabajo y a mis días les faltan horas pero me organizo para poder salir a correr. No valen las excusas. Y a ti, ¿no te gustaría darle una oportunidad?

0 Comments

  1. Comprar en tiendas especializadas de “pijada” nada, sino al contrario, es imprescindible. Si corres 2 veces por semana puedes comprartelas en cualquier sitio, pero si entrenas de forma asidua, por tu salud, cuida extremadamente toda tu indumentaria, no sólo los pies. La gente que te dice que da igual donde las compres y que son todas igual de buenas, posiblemente dentro de seis meses no te lo dirán porque ya no estarán corriendo, sino en algún fisio 😉
    Llevo haciendo triatlón mas de 5 años y siempre he usado Mizuno, pero mas que decir que marca es me mejor, es más importante saber que modelo es el que mejor se adapta a tu pie. Sin duda esa zapatilla será la mejor. Para competir, te recomiendo que uses una zapatilla solo para ese fin, mas lijera y adaptada al tipo de terreno en el que compitas.

  2. Hola Juan. Acabo de descubrir otra tienda de atletismo en Madrid. En realidad ya la había visto de pasada y hoy me he decidido a entrar.
    Se llama Zatopek, en General Ricardos y la verdad es que tiene muy buena pinta. Tenía bastante variedad de zapatillas de chica, también de las ligera. Aunque nunca me he comprado unas lo tengo en mente y está bien tener localizado un sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *